MODELOS MENTALES Y COMUNICACIÓN

Los modelos mentales comienzan a constituirse apenas las personas ingresan al mundo.

Con las experiencias de la vida cotidiana los niños van “escribiendo su historia”; condicionados por los deseos y conductas de sus progenitores, por las personas significativas que los van acompañando en el transcurso del tiempo y también por la cultura en la cual se encuentran inmersos.Desde ya , también es decisivo el segmento de época por la cual se transita.

Ésta escritura (de la historia personal) no es “a la letra”, es decir, no se trata de reproducir fielmente las experiencias vividas: se trata de un formato “caprichoso”, una verdadera “interpretación” de lo vivido.Lo inscripto sería entonces una visión singular de lo experimentado y constituyendo la memoria adquiere una lógica de pensamiento que rige la conducta: muchas veces la persona no tiene conciencia de ello.

Si el modelo mental comienza a construirse desde la temprana infancia, no es extraño que ya de adultos se cuente con una determinada manera de percibir el mundo y de actuar en él.También desde allí (desde esa posición)surge la manera de vincularse con las personas y las cosas.

La diversidad de modelos mentales nos conduce a reflexionar sobre el tema de la comunicación y sus escollos: el modelo mental condiciona la comunicación entre las personas.Concretamente, las dificultades comunicacionales podrían surgir de los diferentes modelos mentales que brindan, por ejemplo, diferentes explicaciones u opiniones sobre un mismo hecho.

Paradójicamente la riqueza de un equipo de trabajo también surge de la diferencia de modelos mentales.Es decir: aquello que trabaría la comunicación también potenciaría la calidad de una tarea.

Resolver esta cuestión, lleva tiempo, paciencia y la decisión de abordar la faceta mas dificultosa del liderazgo personal: aventurarse a recorrer el propio modelo mental para mejorar el auto-conocimiento; concepto clave en la optimización de los procesos comunicacionales.