Clima laboral, nota del diario La Nación

El buen clima laboral, lo más valorado

Radiografía de las aspiraciones de los trabajadores.

Una investigación del grupo RHUO entre 417 trabajadores de distintas áreas, jerarquías y de diferentes edades dio como resultado que una de las cuestiones más importantes a la hora de definir la satisfacción en el trabajo es el clima interno en la organización.

El buen humor y clima organizacional fue uno de los aspectos considerados más valiosos por todos los grupos. Según la muestra, otro de los aspectos más valorados a la hora de elegir quedarse en la empresa es el horario flexible.

Se ve entonces una tendencia a nivel mundial, y es que las generaciones que conviven dentro de una misma empresa comienzan a tener aspiraciones parecidas, dentro de una cultura organizacional cada vez más horizontal. Trabajar de buen humor, con gente de buen humor, en un horario que permite cierta flexibilidad, con algo más de licencia por vacaciones que la estipulada por ley, con buenos planes de capacitación, en un ambiente creativo y pujante no son aspiraciones solamente de la Generación Y o de quienes tienen alrededor de 30 años.

Sí se puede ver una diferencia en otros temas o maneras de trabajar. Mientras que quienes tienen más de 45 años consideran importante el hecho de reunirse, las relaciones interpersonales y de alguna manera de estar cara a cara para hacer brainstorming, los más jóvenes e internautas prefieren las redes sociales y la intranet como forma de comunicación. Las revistas de circulación interna son lo menos valorado por todas las edades.

VALORES INSTITUCIONALES

Hay diferencia entre los grupos etarios a la hora de establecer cuáles son los valores más importantes de la compañía. La marca es muy importante entre los más jóvenes y la solvencia de la empresa, para los mayores de 40.

Un dato por demás interesante es que la presencia internacional de la empresa no se ve como valor en franjas que no estén entre los 35 y 45 años.

El retrato del trabajador actual incluye cuánto tiempo piensa quedarse trabajando en el mismo lugar. Son cinco años. Atrás quedaron los tiempos en que tanto las empresas como sus trabajadores tenían un contrato de por vida. Hoy, ninguna de las dos partes planea un contrato a largo plazo.

Además, los empleados prefieren trabajar con personas de su edad. La figura del mentor como alguien mayor, que ya recorrió ese camino y que tiene mucho para enseñar, no es una aspiración. Tampoco lo es que la empresa incluya a la familia en distintas actividades.

Sí se considera un valor para todos los grupos el hecho de que la empresa desarrolle acciones de responsabilidad social y ambiental, y que participe en alguna ONG o que sus trabajadores tengan tiempo para hacerlo.